martes, 5 de mayo de 2009

La desesperación: Pensar que no es posible seguir adelante, que el camino es demasiado difícil, que no hay remedio. Con frecuencia, la desesperación no es una decisión que hacemos directa y voluntariamente, pero si existieron decisiones en el pasado que nos debilitaron antes de enfrentar la crisis. Falta la confianza que nos sostiene a pesar de cualquier prueba. Por eso nos sentimos sin fuerzas ante situaciones que creemos no poder superar.

2 comentarios:

Nicolás dijo...

Ya hasta tu mensaje optimista suena pesimista.

Io non capisco una piccola parola (!)

slayer dijo...

son re aburridos tus posteos con definiciones ¬¬