miércoles, 23 de septiembre de 2009

Rencor, mi viejo rencor, dejáme olvidar la cobarde traición.
¡No ves que no puedo más, que ya me he secao de tanto llorar!
Dejá que viva otra vez y olvide el dolor que ayer me cacheteó...
Rencor, yo quiero volver a ser lo que fui...
Yo quiero vivir...Este odio maldito que llevo en las venas me amarga la vida como una condena. El mal que me han hecho es herida abierta que me inunda el pecho de rabia y de hiel. La odian mis ojos porque la miraron. Mis labios la odian porque la besaron. La odio con toda la fuerza de mi alma y es tan fuerte mi odio como fue mi amor. Rencor, mi viejo rencor, no quiero sufrir esta pena sin fin...
Si ya me has muerto una vez ¿por qué llevaré la muerte en mi ser?
Ya sé que no tiene perdón...Ya sé que fue vil y fue cruel su traición...
Por eso, viejo rencor, dejáme vivir por lo que sufrí.
Dios quiera que un día la encuentre en la vida llorando vencida su triste pasado pa' escupirle encima todo este desprecio que babea mi vida de amargo rencor.
La odio por el daño de mi amor deshecho y por una duda que me escarba el pecho.
No repitas nunca lo que vi' a decirte: rencor, tengo miedo de que seas amor.

(Terrible letra, la puta madre!!)

1 comentario:

Nicolás dijo...

Somos dos treintañeras solteronas amantes de los gatos y expertas en cine de culto, intolerantes al amor.
Es la historia de nuestra vida, pasado y futuro, somos un tango, boluda. SOMOS UN TANGO.
Matémonos.
YA
=P